Gobierno de la Provincia del Neuquén

Capitanich reconoce un grave proceso de “extorsión” a gobernadores

El locuaz jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, ha asegurado este jueves que lo que hay en el país en estos momentos es un proceso de “extorsión” de las fuerzas policiales a cada gobernador de cada provincia. Y que debe actuarse frente a esto “con todo el rigor de la Ley”.

Se refirió ante dos realidades: por un lado, la continuidad de los saqueos y la posibilidad de que sigan y aun se incrementen en algunas regiones. La gran preocupación es, evidentemente, el conurbano bonaerense, lugar donde cada cosa que ocurra se magnifica en su repercusión política. Por el otro, el incremento del gasto que los gobernadores están asumiendo para frenar la crisis, porque nadie sabe quién lo pagará y cómo.

Según Capitanich, los aumentos salariales realizados a fuerzas policiales han “generado un tema de preocupación en todas las jurisdicciones provinciales y esto requiere un análisis riguroso”. El funcionario señaló que el “costo fiscal derivado de los aumentos” aún no se conoce y señaló que debe analizarse caso por caso según cada provincia ya que “la composición del salario de un policía tiene una diferenciación cualitativa por categoría y por componente”.

Los aumentos otorgados pueden “distorsionar de un modo estructural la política salarial del sector público”, dijo el ministro.

Capitanich, con estas deducciones, no ha descubierto la pólvora, evidentemente. El gran punto, que en Neuquén por ejemplo se evalúa, no es ese diagnóstico de distorsión y efecto dominó sobre los demás sectores del Estado y también sobre la actividad privada, sino de dónde se saca el dinero suficiente y se transforma la situación en manejable financieramente.

Pero parece que de eso no se quiere hablar en el gobierno nacional, tal vez porque hace a cuestiones estructurales de fondo.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados