Gobierno de la Provincia del Neuquén

Boca y River empataron el primer superclásico del año

Boca y River empataron el primer clásico del año, y aunque el resultado fue sin ventajas, el equipo de Bianchi dejó una mejor impresión, porque jugó todo un tiempo con un jugador menos y mantuvo el orden y el control del partido.

El nuevo diseño que prueba Bianchi en este Boca versión 2014 se basa fundamentalmente en jugar con dos mediocampistas que van y vienen todo el tiempo, un medio más suelto y un solo delantero. Martínez y Sánchez Miño fueron esos dos hombres, jugando un buen partido. El chico Luciano Acosta, una revelación por osadía y velocidad, fue quien acompañó más cerca al solitario Gigliotti.

Así, Boca mostró orden y solidez defensiva, dos virtudes que la temporada pasada estuvieron ausentes. Pegó primero, además, con un golazo de tiro libre de Sánchez Miño.

El River de Ramón Díaz tiene menos innovaciones. Solo mostró (no es poco) el retorno de Fernando Cavenaghi, siempre buen jugador, siempre peligroso (tuvo dos oportunidades que se fueron afuera por poco), aunque terminó expulsado sobre el final del partido por un puntapié, de caliente.

River consiguió el empate sobre el final del primer tiempo, después que fuera expulsado Cata Díaz, por una protesta que la televisión no mostró, en una transmisión realmente pobre que mostró que la decadencia del fútbol argentino va de la mano con la de los relatores y comentaristas televisivos: se equivocan todo el tiempo, hablan y hablan hasta cansar (especialmente Fernando Niembro, insoportable) y no ayudan para nada a mejorar el espectáculo, al contrario.

El gol del empate lo consiguió Maidana, en una jugada que arrancó con un tiro de esquina. Dio la sensación de que ganó la pelota con una plancha, primero, y después anticipó a Orión, que estuvo lento en la reacción, arrojándose al piso y punteando la pelota.

En el balance, Boca fue mejor: dominó el primer tiempo, que mereció haber ganado, y aguantó la diferencia numérica el segundo, sin resignar el ataque toda vez que pudo. River mostró ausencia de ideas y más de lo mismo respecto del año pasado, una cierta mediocridad que parece no poder sacarse de encima.

Boca Juniors: Agustín Orión; Hernán Grana, Daniel Díaz, Juan Forlín y Nahuel Zárate; Pablo Ledesma y Fernando Gago; Juan Manuel Martínez, Luciano Acosta y Juan Sánchez Miño; Emmanuel Gigliotti. DT: Carlos Bianchi.

River Plate: Marcelo Barovero; Gabriel Mercado, Jonatan Maidana, Ramiro Funes Mori; Carlos Carbonero, Leonardo Ponzio, Cristian Ledesma y Leonel Vangioni; Manuel Lanzini; Teófilo Gutiérrez y Fernando Cavenaghi. DT: Ramón Díaz.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados