Gobierno de la Provincia del Neuquén

Boca venció a Tigre y se coronó campeón tras cuatro años

Carlos Tévez, con los ojos húmedos, miró al cronista de la televisión estatal y dijo, entrecortado, que había ganado muchos campeonatos en muchos lugares, pero que esto era especial, y por eso había retornado. La Bombonera era un jolgorio como hacía cuatro años no se veía. Por el aire volaban los recuerdos de Boyé, del muñeco Madurga, de Rojitas, de Antonio Roma, del imperecedero Ratín. Es que Boca salió campeón. Campeón de un campeonato largo, de una temporada extenuante, de un año singular, único, inolvidable.

Fue necesaria la conjunción de muchos factores. Jugadores de calidad envidiable, como Cata Díaz, como Gago, como Lodeiro, como Pérez, como ese chico de impresionante madurez, un veterano de 19 años, que se llama Andrés Cubas, como quien es el titular indiscutido en el mismo puesto, Pichi Erbes. Un director técnico de la casa, con la camiseta puesta, que devolvió la mística, la enjundia, a veces a costa de perder lucidez y orden, y que tuvo, este Arruabarrena, mucho que ver con el proceso que ahora tiene su punto más alto. Un equipo, que se fue armando de a poco, que encontró una línea de juego, una regularidad en los resultados. Y el líder, el hombre que dejó la Juventus para volver con el propósito de levantar la copa, ese pibe emocionado, ese grande del fútbol, que es Carlitos.

Boca es el campeón, ya no se discute. Una fecha antes de terminar el campeonato. Con distancia holgada sobre el segundo, que es hasta ahora San Lorenzo, y del equipo que quedó por ahora tercero, y que enfrentará al campeón en su estadio en el final, no sin antes disputar cara a cara otra copa, la Argentina, ese Rosario Central del Chacho Coudet, sorprendente, batallador, ganador empecinado, regular y envidiable en un torneo superlativo.

Boca le ganó a Tigre por uno a cero, con golazo de cabeza de Monzón, tras ejecución de un tiro de esquina perfecto de Lodeiro. La Boca gana en un año de definiciones importantes. La Boca está en la boca de todos, aun de los contrarios, aun de los enemigos, aun de los que nunca serán de Boca en el país de los desaciertos, los desencuentros, las penas propias y las vaquitas ajenas, un país en el que cada tanto alguien festeja, alguien celebra, y mira a los demás como diciendo, celebremos, celebremos todos, si al fin la alegría para ser completa debe ser plural, y compartida, en un gran abrazo de concordia, con los ojos húmedos, con el recuerdo alerta, mirando ese futuro que jamás podremos anticipar, esa cosa que todavía no existe, ese horizonte lleno de posibilidades, más allá de la Bombonera, mucho más allá (R.B).

 

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados