Gobierno de la Provincia del Neuquén

Boca sigue mejorando y venció a Vélez, 2 a 1

Boca volvió al triunfo: le ganó por 2 a 1 a Vélez, en una Bombonera repleta sin hinchas visitantes, y con un buen funcionamiento de equipo, tal vez por primera vez en mucho tiempo.

El rendimiento de Boca, con el retorno de Gago, creció mucho. Ocupó con criterio los espacios de la cancha, presionó sobre la salida del equipo de Gareca, y buscó atacar siempre tocando la pelota y abriendo la defensa contraria.

Gareca, con un equipo que enfrenta tres competencias simultáneas, había dispuesto un esquema defensivo y prudente, con un solo delantero, Rescaldani. Pero el esquema no alcanzó a concretarse, porque antes del primer minuto Boca había convertido el primer gol: un tiro libre que ejecutó Gago y peinó desviando la pelota Ribair Rodríguez. Primer gol del uruguayo en la primera de Boca. Lo celebró como si hubiera ganado el mundial.

Boca siguió presionando y protagonizando el partido, pero bastó un buen toque a Rescaldani para que el delantero acomodara el cuerpo, desairando así a sus tres marcadores, encarara para el área y rematara cruzado de zurda. La pelota entró al lado del palo, y el empate estaba sellado.

No se desanimó ni se desconcentró Boca. Siguió presionando y atacando, con Gago distribuyendo el juego con eficacia, con Cata Díaz jugando mucho más suelto teniendo a Ribair de compañero en el centro de la defensa, y con Erbes de marcador derecho, una innovación que le salió muy bien a Bianchi.

Así, una pelota cortada en el centro fue jugada rápido al vacío para la entrada de Sánchez Miño, este tiró el centro rasante, Blandi la quiso dominar y se le fue, corrigió el rumbo del balón Burrito Martínez, y Blandi la empalmó de media vuelta, de derecha, venciendo a Sosa.

A partir de allí, Boca mantuvo la ventaja y la iniciativa. Vélez tuvo oportunidades accidentales, que no pudo aprovechar. Había entrado Gigliotti por Blandi, lesionado, y el árbitro había expulsado a Cerro, por doble amonestación. Vélez pudo haberlo empatado; Boca pudo ampliar la diferencia; pero todo quedó igual.

La mínima diferencia alimentó la esperanza velezana, y el equipo de Gareca se fue con todo arriba en los últimos minutos. Pero la suerte estaba echada, y el triunfo, apretado, sufrido, pero también disfrutado, fue para Boca.

La cancha estuvo repleta de público, una hazaña teniendo en cuenta que todo fue cubierto por los hinchas de Boca. Volvió muy bien Gago; se lució, con algunos excesos de su tradicional pisada, Sánchez Miño; jugó muy bien Martínez, y convenció el pibe Joel Acosta, que Bianchi ubicó por la derecha, con un ida y vuelta constante.

Así, Boca parece ir encontrando una forma, un esquema. Sin Riquelme, a quien este domingo nadie extrañó.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados