Gobierno de la Provincia del Neuquén

Avanza, con muchos nervios, el eventual pacto petrolero

En el aire enrarecido por el fantasma de un probable default, se siguió avanzando en el trabajo de precisión que permitiría un pacto petrolero más o menos digerible, con acuerdo entre Nación y Provincias, para después enviar al Senado un proyecto de Ley de Hidrocarburos.

Este martes, desde Taquimilán, el neuquino Jorge Sapag lanzó una nueva advertencia, asentado en el respaldo de su propio partido, el MPN, y de la mayoría política que incluso lo corre por izquierda, para destacar que “el gas de los neuquinos, primero es para los neuquinos, y después para toda la República”.

En Buenos Aires, el ministro de Planificación Julio De Vido se reunió con el presidente de YPF, Miguel Galuccio, para repasar exhaustivamente el borrador que dejaron los gobernadores del club petrolero. No trascendió gran cosa de esa reunión, solo la reafirmación de que se persigue obsesivamente el propósito de alentar inversiones para recuperar la producción nacional de hidrocarburos, y por ende, la soberanía energética.

Pero se dice que se ha dejado atrás el intento de hacer revisar contratos a las empresas petroleras provinciales, como es el caso de G&P. Y que podrían flexibilizarse otras cuestiones, como una banda más o menos ancha en función de las regalías, con la aplicación de cánones extras según la ocasión.

En Taquimilán, Sapag seguía de cerca lo que sucede. “Cuando no hacemos obras que tengan contenidos, nos confunden con distintas lenguas…nosotros en la provincia del Neuquén planteamos -junto a las provincias hermanas y a la Nación- unificar el idioma, hablar el mismo idioma, no confundirnos con idiomas distintos”, disparó en su discurso.

Más allá de la posición del gobierno provincial respecto del pacto, se anticipa que en el Senado, cuando llegue el proyecto, se encontrará con una urdimbre que está tejiendo el senador neuquino Guillermo Pereyra.

Pereyra, por su condición de sindicalista petrolero, conoce bien el rubro. Ahora le ha agregado los puntos políticos más urgentes según la óptica neuquina. Por ejemplo, quiere poner el énfasis en los precios, que según la legislación vigente, le cabe como rol al Estado nacional fijar. Si no hay mejores precios, más acordes con los internacionales, la renta provincial seguirá perdidosa, se dice entre los provincialistas.

Por supuesto, todo se reanaliza ahora en el contexto de la renovada discusión por los holdouts. A Neuquén le interesa sobremanera que el país salga airoso lo antes posible de la encerrona, porque se necesita mucho dinero para poner en funciones de una vez por todas a Vaca Muerta. Y ese dinero solo puede llegar por inversiones desde el extranjero, y para eso hace falta un horizonte despejado.

Parecía que así estaba, después del arreglo con Repsol y con el Club de París. Pero se demostró que las nubes vuelven rápido cuando se dejan asuntos sin cerrar.

Entonces, los discursos patrióticos ya no sirven, y esto lo saben bien quienes empujan denodadamente para poner la vaca de pié.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados