Gobierno de la Provincia del Neuquén

Aumenta el nivel de confrontación entre el kirchnerismo y el MPN

El toma y daca retórico entre funcionarios del gobierno neuquino, dirigentes del MPN y representantes del gobierno nacional o legisladores neuquinos del Frente para la Victoria, encontró un nuevo nicho de combate en una multinacional emblemática del sector petrolero como es la anglo-holandesa Shell.

La compañía que conduce en Argentina Juan José Aranguren, se ha enfrentado con el kirchnerismo con asiduidad, asentada en sus evidentes anchas espaldas, que la hacen poco dependiente de los favores que puede dar el gobierno de un país sudamericano. Pero en esta coyuntura especial, de fuerte controversia entre Neuquén y el gobierno nacional por el proyecto de Ley petrolera, el rencor hacia la multinacional de parte del oficialismo parece haberse acentuado.

Primero fue Julio De Vido el que disparó munición gruesa contra la Shell, y la emparentó con el gobernador Jorge Sapag en función del respaldo que Aranguren confirió al sistema de acarreo, el utilizado por Gas y Petróleo de Neuquén para asociarse con distintos inversionistas y otorgar permisos de exploración y explotación en áreas de su jurisdicción. De Vido sostuvo la tesitura de Miguel Galuccio, el CEO  de YPF, para quien el acarreo impulsado por las empresas petroleras provinciales favorece el “negocio inmobiliario” de empresas que especulan con las concesiones en lugar de desarrollarlas.

Desde el gobierno neuquino, salió el ministro de Energía, Guillermo Coco, a resaltar las inversiones de Shell en Neuquén, para desmentir las afirmaciones del ministro K. Esas declaraciones, difundidas este fin de semana largo, fueron rápidamente contestadas por el diputado nacional del Frente para la Victoria, el neuquino Alberto Ciampini.

El legislador sostuvo que Coco debería defender los intereses neuquinos, no los de una perversa multinacional como parece ser –al menos para el kirchnerismo- la Shell de Aranguren.

Se encargó de destacar que “la empresa que ampara Coco” exageró sus reservas de petróleo en el año 2004 y que por eso “padeció millonarias multas internacionales y fue forzada a recambiar su directorio”; y que es la misma empresa que “el 15 de enero de 1999 en Magdalena, Argentina, produjo el derrame de más de 5 millones de litros de petróleo”, en lo que fue considerado “el mayor desastre del combustible en agua dulce en la historia mundial”.

El intercambio de agresivos alcances retóricos parece que seguirá, mientras se siguen analizando posibles modificaciones al texto de la ley en disputa, y se sacan cuentas sobre cuántos diputados se mantendrán fieles al oficialismo, y cuántos traicionarán ese mandato, en una especie de revival de lo que fue el debate por las retenciones al agro, aquella batalla que perdió el kirchnerismo con el voto “no positivo” de Julio Cobos en el Senado.

 

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados