Gobierno de la Provincia del Neuquén

Alemania tuvo que esforzarse para vencer a Argelia

El fútbol es un deporte donde juegan once contra once y siempre gana Alemania, dijo alguien alguna vez para describir esa sensación de imbatible que suele dar la selección germana. Se cumplió este lunes otra vez, aunque a costa de dejar en el sitial de los héroes a los jugadores de Argelia, que hicieron una entrega conmovedora.

Fue triunfo alemán, en el alargue porque el tiempo regular terminó empatado sin goles. Convirtieron Schürrle y Ozil. Y cuando todo parecía terminado, justo ahí cuando ya no había lugar para los débiles, Adbelmoumene Djabou metió el gol del descuento para Argelia, que de esa manera cayó de pie, luchando hasta el último segundo.

Fue simple lo que sucedió dentro de la cancha, pero enormemente atractivo. Alemania, plantada como favorita, fue anestesiada y puesta en peligro al mismo tiempo por Argelia, armada como en la guerra de guerrilla, de contraataque, golpeando con poco pero duro, por sorpresa, por osadía.

Todo el partido fue así. Y Alemania que no podía hacer el gol que significaría el fin de esa estrategia. Lo mereció en por lo menos tres oportunidades. Argelia también tuvo sus chances. Nunca fue posible asegurar cómo terminaría ese partido de locos, que quedará en la historia, en la memoria de quienes lo vieron.

Ahora, que pasó el épico momento, queda la expectativa porque otra llave se ha resuelto, y deja como adversarios nada menos que a Alemania con Francia. Los dos equipos europeos mejor plantados en este Mundial de sorpresas, agradable, tenso, injusto como solo puede serlo el fútbol.

 

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados