Gobierno de la Provincia del Neuquén

Acuerdo por Vaca Muerta

La representación política mayoritaria de la provincia estuvo presente, con mayor o menor algarabía manifiesta, en el anuncio del acuerdo para el plan de desarrollo petrolero –en realidad, gasífero- realizado por el presidente Mauricio Macri en la Casa Rosada.

Es que no hay mayores diferencias en estos momentos entre Cambiemos y el MPN respecto de cómo llevar adelante el plan para recuperar el autoabastecimiento de gas en Argentina. Hay diferencias: pero se centran fundamentalmente en el tema laboral. Un tema que en realidad está acordado desde hace tres meses en sus aspectos fundamentales, pero que después se complicó con los despidos, y que está todavía por resolverse en ese aspecto, bajo conciliación obligatoria de Trabajo hasta el 24.

Lo cierto es que el gobernador Omar Gutiérrez, el senador Guillermo Pereyra –dos actores protagonistas fundamentales en esta historia- estuvieron en el acto junto al intendente capitalino y presidente de Cambiemos en Neuquén, Horacio Quiroga, quien fue invitado especialmente porque, bueno, es un año electoral. Posaron para la foto, como se ve en la que ilustra esta nota, junto a Juan José Aranguren y Macri. Una postal de concordia con un trasfondo de competencia local que desmerece el tema mayor, que es sin dudas el desarrollo de Vaca Muerta.

En las horas previas, el propio gobierno nacional, con ayudita de los operadores mediáticos de YPF, anticipó exageradas expectativas sobre el tema de la adenda al convenio colectivo, las “nuevas reglas” de juego para los no convencionales. Se insiste: ese es un tema acordado hace bastante tiempo (ver http://www.diariamenteneuquen.com.ar/V3.0/2016/10/20/firmaron-las-nuevas-reglas-laborales-para-los-petroleros/ , nota publicada hace tres meses) pero que se empantanó con los despidos, el conflicto, y después la conciliación que todavía sigue.

Se llegó a decir que Pereyra pegaba el portazo y que no asistiría al acto. Todo formó parte de operaciones, presiones, y demás linduras de la política. El acto se cumplió, se llenó de sonrisas (muchas impostadas), y el hecho fundamental que destacaron todos, desde Quiroga a Gutiérrez, fue realmente lo más importante: la concreción de previsibilidad para el sector gasífero, a partir de un sendero de precios que comienza en los 7,50 dólares el millón de BTU y se mantiene con leve gradualidad hacia la baja hasta el 2020.

Esto tampoco es una novedad (lo había anticipado este diario, a partir de declaraciones de Guillermo Pereyra), pero ahora pasará –con su publicación a través del ministerio de Energía- a ser una certeza. Gran noticia para Neuquén, que augura la continuidad de inversiones, y la percepción de una creciente renta a partir de las regalías gasíferas, que suplirá, en cierta medida, la caída de las petroleras.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados